4 CURIOSIDADES SOBRE EL ESTRECHO DE GIBRALTAR

El Estrecho de Gibraltar, es el único lazo directo entre el Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico. Un pequeño trazo de agua entre EuropaÁfrica. En sus profundidades se esconden maravillas de la naturaleza y de la historia. Pero, ¿sabemos lo suficiente sobre este pasaje entre dos mundos?

Con estas 4 curiosidades sobre El Estrecho de Gibraltar, puede que nos acerquemos un poco a su historia y puntos fuertes:

 1. ¿Cuál es el origen de su nombre?

A lo largo de los siglos se le ha dado varios: «Las Columnas de Melkart«, «Estelas de Heracles», «Las Columnas de Hércules» o incluso «Puerta de la Caridad» (Bab el-Zakat). En la Antigua Grecia, el Estrecho de Gibraltar era el fin del mundo conocido por los griegos, quienes le dieron el nombre de «Estelas de Heracles» o «Columnas de Hércules» (Ἡρακλέων στηλέων). El nombre «Estrecho de Gibraltar» resultó en la época de al-Ándalus tras la conquista de la Península Ibérica por parte de los musulmanes en honor al iniciador de la invasión el caudillo Tarik.

2. ¿Cuán importante es su posición geográfica?

Su posición en la geografía ha supuesto un paso estratégico para cientos de escenarios históricos, batallas y rutas navales. Siglos de asedios, mercadeo y eventos que hoy día plasman en libros de historia. En sus aguas se inició la conquista musulmana de la Península Ibérica. Sus corrientes fueron partícipes en las estrategias empleadas durante La Batalla de Trafalgar. Incluso sirvió como escenario durante la Segunda Guerra Mundial. Múltiples países desearon su conquista durante siglos para hacerse con uno de los puertos más importantes de todos los tiempos, el puerto de Gibraltar, que con los años ha sido sustituido por el de Algeciras.

3. ¿Qué impacto tiene sobre la fauna?

El Estrecho de Gibraltar es famoso por la migración que en sus aguas acontece. Millones de aves cruzan de un continente a otro buscando climas más cálidos y tierras más fértiles. Exactamente en dos ocasiones al año, bandadas de pájaros pintan el cielo durante su paso Europa – África. El primer paso durante la época de primavera (Sur – Norte) y el segundo durante el otoño (Norte – Sur). Pero no solo las aves usan este espacio como medio de tránsito. Cientos de cetáceos surcan sus aguas cada año. De abril a octubre suelen dejarse ver los cachalotes y durante julio y agosto las orcas. Incluso en ciertas ocasiones deja verse el Rorcual Común, la segunda ballena más grande del mundo después de la Ballena Azul.

Esto último se ha convertido en uno de los alicientes turísticos más denotados de la zona. Miles de personas se embarcan cada temporada para ver el paso de estos mamíferos y disfrutar del espectáculo marino.

En Tarifa se pueden encontrar varias agencias especializadas en esto. Una de ellas, Turmares, además de considerarse uno de los líderes, compagina los avistamientos con proyectos científicos y divulgativos relacionados con la conservación del medio marino y de los cetáceos.

4. ¿Qué ventajas tiene la proximidad Cádiz – Marruecos?

Otro de los puntos fuertes de esta zona es el pasaje España – Marruecos en ferry. Decenas de barcos realizan este recorrido diariamente, cientos de turistas utilizan esta oportunidad para hacer una escapada al continente africano y pasar el día entre medinas y mezquitas. Los puertos principales desde los que se inician estas rutas son Algeciras y Tarifa. Según la compañía con la que viajemos, el traslado puede durar entre 1 y 2 horas. La mayor parte de los turistas eligen Tánger como destino. Otros tantos simplemente lo usan como parada intermedia antes de proseguir su ruta hacia ciudades como Tetuán, Marrakech, Fez o Rabat.

Todo el litoral del sur de Cádiz disfruta de unos balcones con vistas a África, un horizonte internacional que de noche enciende sus luces y los días sin nubes viste las aguas de cadenas montañosas y pequeñas casitas blancas.

La cercanía entre un continente y otro permite compartir ciertas tradiciones tanto culturales como gastronómicas. Incluso lingüísticamente. Palabras como «alcoba«, «almohada» o «albahaca» procedentes de África, se han quedado en nuestra lengua como arabismos que usamos a diario.

 

ATÚN ROJO DE LAS ALMADRABAS DE BARBATE

 

El viaje comienza «a las claras del día», hora popularmente conocida entre todo vecino del pueblo. Antes de que se apaguen las farolas y salga el sol ya están los barcos surcando el mar camino a las almadrabas. ¿El objetivo del día? El Atún Rojo de las Almadrabas de Barbate.

Desde tiempos fenicios, este arte ha alimentado a toda una región. Como consecuencia, generación tras generación, ha ido pasando el secreto y tradición de cómo sacar del agua tales especímenes.

Actualmente, el atún rojo se considera emblemático en la zona, por su tradición e historia tan arraigados a la #CostadelaLuz. Paulatinamente, su reconocimiento internacional se hace más grande. En más de una ocasión, adeptos recorren cientos o miles de kilómetros para degustar esta materia prima. Los platos típicos o las recetas vanguardistas muestran el atún como una exquisitez digna del mayor de los reconocimientos.

El «#atún encebollao» que se cocina en las casas barbateñas a diario o el #tataki preparado en los restaurantes más vanguardistas. Su degustación se convierte en todo un apartado en la gastronomía española. Y en los pueblos gaditanos, una tradición cada vez más arraigada.

Todo vecino agradece a «la mar» lo que esta ofrece, lucha su captura y reconoce el trabajo y esfuerzo mediante el aprovechamiento íntegro de esta materia prima. Por ende, se aprovecha su totalidad y ni un solo centímetro del animal es desperdiciado.

ALMADRABAS

Para los no familiarizados con las almadraba, se trata de la manera tradicional en que se caza este túnido. Un arte de hace 3.000 años, pan de cada día en #Barbate, #ZaharadelosAtunes y #Conil.

Un laberinto de redes, no muy lejos de la costa, que aprovecha la migración Atlántico – Mediterráneo del atún rojo. El fin es conducirles a una zona semi-cerrada donde entre abril y mayo acontecen las «levantás».

La «#levantá» es el momento de la verdad en este arte de las almadrabas. El final del laberinto se convierte en un círculo cerrado. Finalmente, éste se estrecha hasta que los marineros desde los barcos levantan las redes y hacen el espacio menos profundo. En el momento en que el agua «rompe a hervir» como suelen decir los paisanos, los marineros saltan al mar para seleccionar las piezas de atún rojo que luego entre 3 o más hombres suben al barco ayudados de ganchos y arpones.

Una vez finalizada la jornada, los #atunes se transportan a puerto donde se procederá al ronqueo, que consiste en el despiece del atún. Su aprovechamiento es total, siendo 24 las piezas extraídas.

PARQUE NATURAL DE LA BREÑA DE BARBATE

Perderse en la espesura del Parque Natural de la #Breña de Barbate, es una de las aficiones favoritas de todo paisano de la zona. Respirar aire puro, entrar en contacto con la #naturaleza, enamorarte de cada trozo de bosque. Terminar una ruta con la vista puesta en el horizonte sentado en lo alto de los acantilados de la #TorredelTajo.

Con más de 5.000 hectáreas de terreno, este Parque Natural comprende en sus dominios hasta 5 ecosistemas diferentes: marino, pinar, acantilado, marismas y dunas de arena.

Desde cualquier perspectiva, La Breña se considera un paraíso. Disfrutar de un paseo en barco bordeando la #playa de la Yerbabuena y los acantilados desde Barbate hasta Los Caños de Meca. Sobrevolar el manto verde formado por las copas de los árboles… Cada rincón es un tesoro que merece la pena descubrir.

De su vegetación destaca el famoso pino piñonero que puebla todo el perímetro. Otras especies como retamas o sabinas también habitan el bosque. Existe una pequeña zona en el corazón del bosque donde el eucalipto aporta una esencia diferente al aroma del aire.

El Parque Natural de La Breña y Marismas del río Barbate se extienden -en su forma terrestre- desde Los Caños de Meca hasta Barbate. Fluvialmente comprenden la costa y marismas que acaban en La Barca de Vejer hasta la Sierra del Retín donde termina el río. Además, desde 2005, Monte Marismas, Monte Quebradas y Peña Cortada, pertenecientes a Vejer, pasan a formar parte del Parque Natural.

Toda familia de estos pueblos, se ha criado pasando sus domingos en La Breña. Quemando piñas en hogueras, saboreando piñones, corriendo entre pinos, disfrutando de la subida a la Torre del Tajo. Todo visitante, debe saber que es esencial un paseo por esta flora, dedicar un día entero a llenar los pulmones de oxígeno puro. Todo aquel que visite nuestras playas, debe saber que los árboles también esconden secretos maravillosos. Tradiciones que nos vemos obligados a compartir, para que todo el que venga vuelva una y otra vez.

PARQUE NATURAL DE LA BREÑA DE BARBATE
TORRE DEL TAJO EN LA BREÑA DE BARBATE

TORRE DEL TAJO

Construcción de 14 metros de altura -restaurada en 1992-, se considera la segunda más alta de la provincia de Cádiz. Actualmente se reconoce como Castillo de la Comunidad. Además, se cataloga como Bien de Interés Cultural con tipología jurídica de Monumento.

Tras la Reconquista, Felipe II a través de Luis Bravo de Laguna, construye esta torre a 100m sobre el nivel del mar. Conocida también como «Torre de la Tembladera».  El Duque de Medina-Sidonia, construyó torres por la costa para controlar a corsarios moriscos de puertos de Tetuán y Argel. Invasiones provocadas por enfrentamientos del Imperio Turco contra las potencias cristianas europeas. También, piratas moriscos del Norte de África merodeaban estas aguas.

Lugar de paso para muchos deportistas que utilizan el Parque de la Breña como campo de entrenamiento. Ciclistas, corredores, senderistas. Parada obligatoria para coger fuerzas, respirar un poco y embelesarte con las vistas antes de continuar con el ejercicio.

ARENA BLANCA Y OLAS TURQUESA EN PLAYA DEL BÚNKER.

Las #playas son como los helados, todo el mundo tiene uno favorito pero siempre disfrutamos probando un nuevo sabor. La Playa de los Alemanes es como un cono de tres sabores diferentes: Arena blanca, olas turquesa y sol deslumbrante. Un helado que no deja para nada indiferente.

Zahara de los Atunes, Atlanterra.
Playa del Búnker de Zahara de los Atunes

En #Atlanterra y #ZaharaDeLosAtunes, las playas son, sin duda, el punto fuerte. Es lo que todo turista viene a visitar y lo que todo viajero echa de menos en cuanto vuelve a casa de sus vacaciones. Kilómetros de arena blanca, brisa marina, olas perfectas y cristalinas. Lo que en algunos diccionarios definen como «#paraíso». No solo los turistas disfrutan de este trozo de cielo, los lugareños tenemos la suerte de pasearnos por la orilla los 12 meses del año. Para nosotros, cualquier momento es bueno para venir a disfrutar del

#sur.

La Playa del Búnker reúne historia, corrientes marinas y un refugio natural para los conocidos días de Levante. Además, su proximidad al Norte africano hace que ciertos días el horizonte se vista de montañas y que al caer el sol, las primeras luces de los pueblos adornen el estrecho.

Durante el estío, las playas se convierten en santuario de decenas de viajeros de todo el mundo. Hacen de la arena una torre de Babel donde se oye desde alemán hasta chino cantonés.

 

Búnker Militar de la Posguerra.

Como detalle histórico, esta playa cuenta con un Búnker Militar datado de los años 40. El Gobierno Español decidió construirlo junto a otros tantos repartidos desde Málaga hasta el Algarve portugués. Debido al alto valor por situación estratégica, la creación de estas edificaciones suponía la pronta respuesta del ejercito ante un ataque anfibio por países involucrados en la II Guerra Mundial.

Playa del Búnker
Búnker de Zahara de los Atunes